¡Entrevista a la vista!

Copyright Katherine Kirkland
¡Tierra a la vista! Era el grito que anunciaba el avistamiento de tierra firme tras una larga travesía. Del mismo modo, nuestra constancia y esfuerzo en la búsqueda de un empleo nos permitirá acercarnos a nuestro destino y lograr divisar en el horizonte una ¡entrevista a la vista!



Existen varios tipos de entrevistas según el número de participantes:
  • Individual: es la más habitual, se lleva a cabo entre el candidato y el representante de la empresa a través de una sucesión de preguntas. También puede incluir la realización de pruebas de selección como test de personalidad, psicotécnicos o pruebas de conocimientos.
  • Entrevista de panel: similar a la individual pero intervienen varios entrevistadores con el fin de tener más de un punto de vista a la hora de elegir el candidato.
  • Grupal: se suelen plantear situaciones a resolver entre varios candidatos al empleo.

La entrevista de trabajo es el último paso para conseguir un empleo, por tanto, debes prepararla con antelación para que domines la situación en todo momento y puedas superarla con éxito. Para ello te dejamos los siguientes consejos a tener en cuenta antes, durante y después de la entrevista.

Antes de la entrevista:
  • Infórmate sobre la empresa y las características del empleo ofertado.
  • Con la información anterior, estudia tu experiencia, formación y competencias para demostrar al entrevistador que respondes al perfil que buscan.
  • Analiza tus puntos débiles y prepara argumentos para defenderlos.
  • Lleva un bloc y bolígrafo para tomar notas, así como una copia de tu currículum, Vida Laboral y títulos académicos o certificados para aportarlos si el entrevistador los requiere.
  • Confirma el lugar y la hora de la entrevista. Si no conoces el lugar, haz un viaje de prueba para asegurar que llegarás puntual (5 minutos antes).
  • Muéstrate autónomo, acude sólo a la entrevista.
  • Cuida tu apariencia ofreciendo una imagen formal (acude aseado y afeitado, evita ropa llamativa, gafas oscuras y símbolos, no fumes antes de la entrevista ni mastiques chicle durante la misma).
  • Silencia el móvil antes de entrar en la empresa.
Durante la entrevista: 
  • La primera impresión es decisiva, saluda al entrevistador con una fórmula convencional, agradeciéndole que te haya recibido con un apretón de manos y mirándole a los ojos con sonrisa moderada.
  • No te sientes hasta que te lo digan, y cuando lo hagas, siéntate derecho y evita gestos nerviosos o de inseguridad como agitarte en el asiento, morderte las uñas, tocarte el pelo, agachar la cabeza, jugar con el bolígrafo, etc.  
  • Escucha activamente al entrevistador, deja que tome la iniciativa y no interrumpas.
  • Cuida tu lenguaje, expresándote de manera clara y concisa, sin monosílabos pero sin explicaciones innecesarias.
  • No critiques anteriores empleos, los comentarios negativos generan desconfianza.
  • Saca provecho de las oportunidades de hablar mostrando tus puntos fuertes y dándole la vuelta a los débiles con una actitud positiva.
  • Haz preguntas que demuestren tu conocimiento sobre la empresa o sector, pero no menciones el sueldo o las vacaciones hasta que te hagan una propuesta firme.
  • Y por supuesto, no te niegues a responder preguntas ni ofendas al entrevistador.
Después de la entrevista:
  • Evalúa el resultado, analizando los puntos fuertes y débiles de la entrevista para presentarte a la siguiente con más seguridad y mejores argumentos a tu favor.
  • Si la valoración es positiva, escribe una carta de agradecimiento para resaltar tu motivación y reforzar la buena impresión.

En definitiva, prepara la entrevista, ya que el seleccionador va a hacerlo también, de esta forma transmitirás seguridad y actitudes para el puesto. Pincha AQUÍ para consultar las posibles preguntas y preparar tu entrevista.